Ásylon, la Dimensión Oculta
- 1 -

English

Omnydria

Omnydria es un vasto entramado interdimensional creado en épocas pretéritas por el Gran Hacedor. Los sabios y eruditos postulan y elocubran acerca de su cosmogonía, pero lo único incuestionable en el océano de disputas doctrinales es que, de existir, los verdaderos límites de Omnydria y de cada una de sus dimensiones sólo son conocidos por el Creador. Sea como fuere, la sempiterna labor del Ser Supremo se hace patente día tras día; su mano modela continuamente el escenario vital de todas las criaturas perecederas, para acomodarlo a sus misteriosos designios.

La razón de ser de la realidad tangible conformada por el Gran Hacedor constituye un axioma de contenido inescrutable para sus habitantes. Tal circunstancia suele generar una frustrante zozobra existencial en el alma de todo ser pensante a lo largo de su vida. ¿Cuál es mi origen?, ¿qué destino me aguarda?, ¿por qué?... Una avalancha imparable de interrogantes se cierne sobre las mentes de los individuos. Algunas personas tratan en vano de apartar las incógnitas de sus pensamientos. Otras se sumen en un profundo pesar ante la imposibilidad de obtener respuestas. Sólo ciertos elegidos son capaces de atisbar una infinitesimal parcela del plan divino y, de éstos, son aun menos los que logran mantener la cordura al entrar en contacto con las profundidades abisales de la inabarcable esencia del Creador. Estos heraldos de la voluntad divina son denominados “arqueontes” y constituyen instrumentos de los que el Gran Hacedor se sirve para sembrar diminutas semillas ontológicas en las dimensiones que crea, así como para vigilar su crecimiento. Los arqueontes son las llaves de las dimensiones que custodian, de tal manera que únicamente es posible cruzar el correspondiente portal dimensional con su consentimiento expreso; no obstante, esta coyuntura no implica necesariamente un aislamiento dimensional, puesto que, en ocasiones, varias dimensiones abren sus puertas recíprocamente para formar redes complejas denominadas “telarañas dimensionales”.

Casi todas las dimensiones creadas por el Ser Supremo están habitadas por un sinfín heterogéneo de criaturas inteligentes, aunque es frecuente que exista cierta predominancia de prometeos y ninfas; además, muchos seres comparten una apariencia similar con ellos. Por otra parte, de entre todos los individuos que pueblan una dimensión, algunos reciben un precioso don del Creador: la inmortalidad. Aquellos que han sido bendecidos con esa gracia divina reciben el nombre de “gerontes” y están destinados a colaborar con el arqueonte en su ardua labor tutelar.

Omnydria, una enmarañada realidad repleta de incógnitas y secretos sin desvelar. Un laberinto dimensional cuya comprensión global está fuera del alcance del común de los mortales. Sólo podemos aspirar a un conocimiento parcial de Omnydria, pero, al fin y al cabo, ¿qué sería de los seres pensantes sin un neblinoso halo de misterio en el horizonte de su vida?, ¿sería acaso la existencia soportable sin el condimento de un interrogante para sazonar el tedioso devenir cotidiano?

Ásylon es una de las incontables dimensiones de Omnydria que permanecen aisladas, ávidas de nuevos horizontes. Actualmente no existe un arqueonte que la regente. La relación del pueblo con ese estamento sufrió en tiempos no muy lejanos un fuerte desengaño, dejando un poso amargo en los corazones de los habitantes de la dimensión. Una Cámara de Vocales y un Primarca elegidos democráticamente reemplazaron en su día al arqueonte en sus funciones, aunque los resultados de su gobierno han sido variopintos. Este ha sido el panorama que ha presidido el devenir de Ásylon durante el último milenio, pero puede que haya llegado el momento del cambio.

Próximamente

Próximamente

Próximamente